Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

jueves, 24 de marzo de 2016

Un concepto de vida en La Urraka


                          Un paso finito en un universo infinito

Muchos intelectuales han definido la vida como un paso por este mundo, como un momento en el tiempo infinito donde por alguna razón venimos a aprender algo, algo que muchos quizá no alcanzan a descubrir o aprender. La vida; tan absorbente en lo secular y tan egoísta en lo maravilloso. 

La vida, un saco vacío que nos es dado por un ser creador de la esencia pura que reside en nosotros, el Alma, esa que podemos contemplar a través de los ojos de los demás, en los ojos de cada uno se puede alcanzar a leer la vida de algo que reside ahí dentro de ese amasijo de hueso, carne y piel. Esa es el Alma, que nos sostiene en pie, que se quebranta, enferma y contamina, pero que también se cura cuando la reconocemos y cuidamos.

La vida, marcada por un inclemente reloj que no negocia ni se devuelve, que no da tregua al que se queda, ni ventaja al de adelante. No existe ensayo previo para la llegada, es tan abrumador el aterrizaje que al salir del vientre materno no recordaremos jamás de dónde venimos. Un regalo con maravillas ocultas en detalles y engaño en la grandiosidad.

La vida, ese momento que se transforma cada día, que abruma de tanta información negativa. ¿Cuánto sabemos de ella? , ¿Cuánto entendemos de sus mensajes y señales?, ¿Cuántos de nosotros vemos primero dentro y luego afuera? ¿Cuántos tenemos miedo de cuestionarnos a nosotros mismos?

Llegará el día y ese tiempo dado se acabará, el reloj del universo seguirá su curso dejándote atrás. Ese día tú Alma y la mía dejarán el despojo de un cuerpo hecho jirones de tanto andar, y se marchará lejos llevando consigo todo lo que pudo recoger, todo lo que necesitaba para sí.

La vida no es otra cosa que la simbiosis del cuerpo y el Alma, y podemos contemplarla en los ojos de cada uno sin necesidad de una palabra o de gesto alguno. Esa perfecta unión que nos hace humanos, que nos hace olvidarnos de lo esencial y vivir del bagaje externo que entra a través de nuestros ojos y se funde en nuestros juicios y prejuicios.   

Escritor Eduardo Sermendo (Venezuela)