Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

lunes, 21 de julio de 2014

Las letras colombianas en La Urraka

TOLIMA GRANDE DE PALABRA PERENNE
Pijao Editores: Maestros Contemporáneos

Por: Jesús María Stapper

VERICUETOS DE UN TERRITORIO
El Departamento del Tolima, en Colombia, perpetúa su magia y su razón de ser y sus por qué-s, en la sinfonía integral de su voces narradas… y en los vestigios históricos, espirituales, sociales, y  utópicos, que son compilados desde el remoto pasado por bienaventuranza, y se esculpen tridimensionales en el corazón, en el espíritu,  en el pensamiento del hombre tolimense de hoy… y del mañana. Esta tierra bendita y prodigiosa carga el tiempo suyo en su portátil maletín  como un tesoro irrompible.  

En el constante bagaje de  su “establecimiento” vernáculo, arquitectura de vivencias,  sueños, conquistas  y construcciones, se consagran las voces pretéritas y presentes, sean de la literatura, sean de la música, sean de cualquiera de sus construcciones artísticas y, fueren también las laborales voces cuotidianas de múltiples lenguajes, generosos gestos,  divergentes manifestaciones, que podemos atrapar, quizás a  “simple vista”.  Es un close up determinado en lo territorial de una  identidad expuesta al aire libre que se enmarca singular con sus definidas características. En su mapa se hallan estadios atiborrados de buenas conjeturas. Allí también persisten por existir las sumas de “otras realidades”. En su concierto existencial  tiene este territorio un cesto sagrado repleto de enigmas… y al mirarse en el retrato de la vida, no sabe si en más extenso su pasado o  si será más extenso su futuro, no obstante, reconoce que habitará colosal y eficiente en su propia perennidad.

El territorio tolimense para su sana y libre perduración teje cimientos firmes y sostenibles.  Audaz y sereno vive con base  en seguros cultivos  de sus realidades y de sus ideales. Los productos recolectados en tan feraces tierras y nobles vientos son de inestimable valor. La gente es esencial y soñadora y emprendedora… y sembradora: “hortelana” de tiempo completo. Las comunidades tolimenses caminan abrazadas al ritmo de la vida y de los días como si fueran una manifestación altiva de quijotes con “otras estirpes”, seres honrados de indumentarias nuevas con diseños raros.  En este Tolima amplio (Tolima grande: Tolima-Huila) la magia se demuestra porque emergen manantiales de todo tipo. 

VERICUETOS FAMILIARES DE LEYENDA
En el Tolima, mirando al “pasado filial”  desde un ámbito secular por antecedentes  genealógicos, ha vivido la familia Pardo Rodríguez (Pablo Pardo-Gloria Inés Rodríguez: progenitores) con sus proactivos  hijos (entusiastas ejecutores de sus culturas libres) Carlos Orlando, Jorge Eliécer, Gloria Inés, Rosa Clara, Pablo, María Victoria, Sofía, Ángela y Mercedes, quienes son como soles que audaces ruedan de día y de noche por las cimas de las montañas y las hacen trepidar con los estruendos de la imaginación y con los golpes serenos y lúcidos del asombro. Esta familia tiene un “síndrome de muchas cosas”, todas de construcción positiva, algunas de tantas, cohabitan con la genial locura…entre ellas la artística. 

En los diversos emprendimientos ha llevado la familia Pardo-Rodríguez  mares voladores con olas no decadentes sobre las que van firmes los talantes místicos que son descritos al narrar la epopeya real y surreal –vivida-soñada-anhelada del corazón Pijao. Ha cultivado sin decaer a lo largo de las décadas, sin detenerse en lo intrincado de los tiempos, sin arrepentirse por lo cruento y espinoso de los caminos. Ha afirmado profundas raíces, inconmensurables valores, indelebles sentimientos regionales. Ha sembrado una cosecha  de actos circenses del trapecio con la abuela Verónica Pérez (la resucitada). Ha cantado  canciones con cuerpo de nostalgia. Abona con las nutrientes necesarias, sílabas y palabras y libros, como un potosí viajero y con destino claro que navega por este mundo al saber que existe avidez de fantasía y esperanza. Todo conlleva a que los Pardo-Rodríguez: Carlos Orlando, Jorge Eliécer (Pijao Editores) y Pablo (Caza de Libros Editores),  tengan por méritos válidos un lugar elevado en la cultura y en la literatura colombiana.

VERICUETOS DE UN CARO EMPRENDIMIENTO
Era cualquier mes enmarañado del  año  1972. Año que “pretendía otras cosas” para no pasar inadvertido en los almanaques de pared. Por  las viejas y añoradas y empinadas calles  de Ibagué ‘transcurrían’, con sus pesares a cuestas,  días de  cansados pasos, unos de esmeros repentinos, otros de frenesíes cabalgantes. De “buenas a primeras”, bajo el influjo de una alucinación no declarada, en un hechizo consumado, Carlos Orlando y Jorge Eliécer, los hermanos obstinados pero creyentes en los Olimpos altruistas y en las utopías que casi alcanzan el status de las quimeras, fundan Pijao Editores. Publican ese año un libro de cuentos con autoría de los dos gestores cuyo título es, Las primeras palabras. La persistencia honrada y el trabajo continuo ofrecen imponderables resultados. Han pasado 42 años y han visto la luz pública 400 títulos (narrativa, investigación, pedagogía, historia, folklor, cuento, poesía, novela), y 500 mil ejemplares han salido con sus entusiasmos mañaneros a despertar millones de ilusiones. Esta “osadía”, que superó complejos avatares, que ofreció desde su inicial mirada, un  performance distinto en los estantes libreros, y una opción nueva a los narradores que se vieron arropados por un ferviente humanismo, no tiene parangones en nuestro País. Pijao Editores aporta las alas para que los sueños vuelen y los escritores se arropen con hálitos de inmortalidad. Es un logro infinito para una editorial que se gestó y que permanece en la Provincia colombiana.

VERICUETOS PIJAOS: PENSAMIENTO CONTEMPORÁNEO 
Un territorio desarrolla su gesta y la palabra lo identifica y lo sostiene vivo y navegante entre las auras y el tiempo. Tolima y su gesta… perdurarán vitales en los espectros de las leyendas firmes. El pensamiento y los sueños tolimenses lo atestiguarán. Asistimos en la próxima pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá 2014, a la presentación de la Colección: Maestros Contemporáneos (cuatro autores), donde el oferente fue el escritor tolimense  William Ospina, novelista ganador del Premio Rómulo Gallegos. Cada colección consta de cinco libros, veinte títulos, novela y cuento, obras de Carlos Orlando Pardo, Benhur Sánchez Suárez, Jorge Eliécer Pardo, Héctor Sánchez. Nos regala Pijao Editores con esta Colección egregia un manantial de obras que no perecerán en la memoria de los lectores del presente y de los siglos venideros. Esta entrega  de lujo literario y estético es un cofre inoxidable que va dirigido a permanecer refulgente en el arca de la palabra imborrable. Reto impuesto, reto superado, legado incuestionable, donado al Mundo por el indomable espíritu de Pijao Editores.

CARLOS ORLANDO PARDO: Líbano, Tolima. Novelista. Compositor. Periodista cultural. Codirector del programa de televisión: Hablemos de… Señal Colombia. Columnista. Secretario de Educación Departamental del Tolima. Catedrático. Crítico Literario.

BENHUR SÁNCHEZ SUÁREZ: Pitalito, Huila. Escritor, Artista plástico, Profesor. Director Instituto huilense de Cultura. Director asuntos culturales Banco de la República. Director editorial Educar Editores, Editorial Voluntad. Premio Internacional de dibujo Joan Miró, Barcelona.

 JORGE ELIÉCER PARDO: Líbano, Tolima. Escritor. Periodista. Director y productor de programas de televisión (Babelia, Señal Colombia). Profesor universitario. Conferencista. Premio Nacional de Literatura 2013 Libros y Letras.

 HÉCTOR SÁNCHEZ: Guamo, Tolima. Novelista. Su obra ha sido publicada en España, México, Chile, Argentina. Sin nada entre las manos, novela suya, con el nombre de El Faraón, fue llevada a la televisión.

Jesús María Stapper
Bogotá,D.C. Colombia –Sudamérica.
Julio 16 de 2014

No hay comentarios: