Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

lunes, 18 de enero de 2016

Los poetas en La Urraka


El ángel

I
Los ojos se oscurecían, su mirada invocaba el deseo funesto de la muerte.
En ella todo era gloria.
¿Cómo no iba a tener derecho a volar, a soñar, a ser la muerte?
Era presa de la maldad del mundo, su única misión el caos.
Un punto de luz enceguecedor me ato a su mirada siniestra, su espíritu gozaba desgarrándome la humanidad.
¡No era dolor lo que sentía, era nostalgia al ver la belleza en su fase más decadente!
Llevaba puesta una corona de flores marchitas.
Las garras pintadas de esmalte prohibido tomaron mi cuerpo, ya libre; ya poseído.
El canto de la luna inmortalizaba el crimen, el viento nocturno atravesó mi último aliento.
¡Ella era un ángel!
¿De la perversión? ¿Del odio?
Del mundo.   
Su estancia es necesaria para el equilibrio de los hombres.

II
Para los muertos la eternidad tiene fin.
Para los vivos solo existe la incógnita, la desesperanza, la nada y los cuentos míticos.
¡La vida posee leyes y algunas regidas al pie de libros mágicos!
¡Hombres cosechad la libertad sin ataduras!
Mi castigo fue la ignorancia, el desconocimiento de mi propia alma, el temor de mis pensamientos.
El ángel me cargo en sus brazos, sus labios destellados se frotaban lentamente,
Sus palabras me acariciaban una triste melodía al oído:
“Soy vida, Soy muerte… Soy como tú quieres”
Caí de sus brazos en la oscura gravedad, todo fue rápido y fugaz.
La noche se había consumido en un instante y la luz acechaba mis ojos queriéndome despertar.
Desde aquel día olvide al hombre que fui. Ahora vivo entre los ángeles.
Su oscura mirada es la salvación de los perdidos.
......................................................................................
Náufragos del mundo

Una lágrima cae sin el sentimiento de caer.
Una respuesta es lanzada sobre los labios y besada por la pregunta que no tiene respuesta después del amor.
¿Cuantos somos los engañados por quienes gritan y escriben?
Tú eres un odio incrustado en las letras de mis canciones.
Eres el verso más raro que no rima con nada… ni con tus pechos amarillos ni con tu sonrisa drogada.
¡Que hablen y hablen!
¡Que insulten y maldigan!
Que el humo del cigarro llene mis pulmones, asfixie mis estados depresivos.
¡Que mueran y mueran, como mueren los desdichados!
.........................................................................................
La vida

La vida es un niño pequeño jugando a las escondidas con otras vidas.
El niño brinca, corre, se desaparece, se enamora y desgraciadamente crece como los árboles y se infecta de la enfermedad de las estaciones.
Conoce todo tipo de vicios – si es que lo dejan –, lo encierran, le tapan la boca y si fuera poco tiene un televisor para que no piense.
La vida intenta escaparse de los dedos que sostienen el cuchillo, el veneno, la realidad, la maldita realidad del mundo.
El tiempo se burla desesperadamente de nosotros, y a nosotros no nos importa.
Morimos antes de luchar.
Pasamos por los recuerdos como ferrocarriles huyéndole al destino.
¿Cuántos años tengo y cuantos he realmente vivido?
La misma ventana, la misma habitación.
El aire, el fuego, el agua, la tierra, los segundos que nos martirian.
Todo es lo mismo, nada ha cambiado.
¿Cuándo se caerá el sol, la luna, los hombres?
¿Cuándo volveremos a ser pequeños para más nunca crecer?
La vida es sueño o pesadilla y uno no sabe si es lo uno o lo otro.
La vida no es más que el simple juego de un blasfemo Dios.
Las palabras sirven de tortura.

Poeta Pablo Castañeda.(Colombia)