Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

viernes, 15 de agosto de 2014

Las palabra no mueren en La Urraka

LAS PALABRAS NUNCA SE LAS LLEVA EL VIENTO, PRINCIPIO Y FIN DE LA HUMANIDAD.

Por Gonzalo Moreno Moreno

La palabra nos une hoy, como unía a los primeros cronistas gráficos desde las cavernas, -eran mujeres las encargadas de este bello oficio-, por ellas hay conocimiento de la impronta de ese tiempo: que adoraban, como Vivían, que casaban y pensaban; ya que el hombre se dedicaba a obtener el sustento para la familia. No existía la escritura, pero ella se vertía en pictogramas, y toda clase de expresión, su única razón “Comunicar”, Vigente hasta nuestros días.

Este acto del pensamiento ha perdurado en el tiempo, haciendo parte de las crónicas y testimonios y protegiendo el saber histórico Social. En  libro de los muertos,   texto  Egipcio, que data desde 1550 A.C.  Eran una serie de pictogramas, basados en creencias y sortilegios mágico-religiosos, destinados a ayudar a los difuntos a superar el juicio de Osiris en su viaje a través del Duat el inframundo y lograr al Aaru en la otra vida. Que sería de Mesopotamia,  Hammurabí sin su código, y su repercusión en la cultura del hombre. 
Siempre la palabra ha sido testigo de la historia de la humanidad. Con ella y la reportaría gráfica, valientes hombres en la primera y segunda guerra mundial hicieron posible cada detalle en los avances, el genocidio judío y la brutalidad intestina con la destrucción de Europa y 60 millones de muertos, la mitad civiles.

Por eso aquí reitero la célebre frase de PLAUTO (254-184 a. C.) en su obra Asinaria: Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit.
El hombre es lobo para el hombre, y no hombre cuando desconoce quién es el otro.
Esta peligrosa profesión adquiere un poder por la palabra, como lo analiza   Michel Foucault en su libro: El Orden del Discurso 1971. El poder y el peligro del discurso. El poder y peligro de la palabra, su relación son la superestructura y el poder.
La palabra expresión del pensamiento, va íntimamente ligada con las ideas que estructura la mente. Ese  ojo visor, oráculo, ORUS es  lo supremo que crea y destruye imperios. -Eros y taha natos de la existencia humana-.
La locución latina «cogito ergo sum», que en castellano se traduce frecuentemente como «pienso, luego existo».  Este tratado de  René Descartes, encontrado en su famoso  discurso del método (1637). Reafirma la existencia ligada al pensamiento. -Lo contrario sería la muerte. Porque la palabra te salva o te condena, no hay tintes medios-.

La palabra  ha enviado a la hoguera hombres y libros  por  brutalidad y fanatismo religioso, durante la inquisición.  Los libros quemados para borrar los escritos. Pero,- Ha tontos-: “la palabra nunca se las lleva el viento”, lo cito en mis textos de: Los códigos del silencio y la cultura del miedo veinte años de arte y violencia en Urabá 2002.
Si la palabra se la llevara el viento, no existirían los indígenas del valle del río  Omo en Etiopía, África ni su historia.     -Esto es como la genética, la palabra se pasa de padre a hijo y así infinito-…

Por la palabra se asesina vilmente a Federico García Lorca, entrando a Granada, por  “el  Fascismo franquista”. Perdiendo las letras hispánicas  un gran poeta y dramaturgo. Pero no lograron asesinar su palabra,- reitero que estas nunca mueren-, como pretenden los anarquistas y caudillos. Me remito al homenaje que realicé al poeta silenciado. Homenaje a la censura de la palabra, y al periodista: 
¡OH Lorca!
Un tiro cegó tus labios
Ya lo sé, 
De tu frente brota,
Un vórtice de tinta 
Roja, verde, azul… 
Para demostrarle al mundo, 
Que el canto de un poeta 
Nunca muere.  

Los derechos del hombre traducidos por Antonio Nariño, para idealizar una patria en revolución, no terminan con su testamento: O blanca O negra partida. 
Tampoco las crónicas del liberador de las américas Simón Bolívar y su campaña libertadora, con descripciones patrióticas y románticas para llevar autonomía, unidad y libertad  a estas tierras dominadas por la corona española.   

El triste episodio de violencia fascista en Colombia. -Si aquí en esta parroquia- .El asesinato de nuestro notable líder Jorge Eliecer Gaitán a sus 64 años, el 9 de abril de 1948.  Es masacrado pero sus frases fueron proféticas.- Palabras más allá de la muerte-.   "Ninguna mano del pueblo se levantará contra mí y la oligarquía no me mata, porque sabe que si lo hace el país se vuelca y las aguas demorarán cincuenta años en regresar a su nivel normal." Y ahí tenemos a esta patria boba reunida en la Habana por un diálogo de paz. 

Y que tenemos ahora  La Fundación para la Libertad de Prensa en Colombia (FLIP), reveló hoy que desde 1977 hasta la fecha, han sido asesinados 142 periodistas durante el ejercicio de su profesión, a propósito del día del periodista que se celebra hoy en el país. El representante de la FLIP, Pedro Baca afirmó que de estos 142, sólo en 19 se han presentado condenas, todas de autores materiales.   –¿Es esto Estado, justicia y democracia?-

Y termino este breve ensayo con la composición poética de María Elena Walsh,  retomada  por la cantante  Mercedes Sosa, “canción  de La cigarra”.
Tantas veces me mataron 
Tantas veces  me morí
Y sin embargo vivo aquí
Resucitado…

Los funestos acontecimientos del periódico El Espectador, la historia de su censura,  cierre y persecución política, luego  un carro bomba, para borrarlo  literalmente del mapa, y como si esto no fuera poco el vil asesinato de Guillermo Cano Isaza, a manos de sicarios comandados por el narcoterrorista Pablo Escobar Gaviria el 17 de diciembre de 1986.

Hace poco también las efemérides de Jaime Garzón periodista, con un trabajo de humor pedagógico crítico implacable de la politiquería, muere a manos de dos sicarios el 13 de agosto de 1999. Su fallecimiento parece estar relacionados con importantes políticos y antiguos servicios de seguridad del paraestado, tiene todos los agravantes de magnicidio para evitar su preclusión. Y decía como este tipo de bufón y sátiro al oído de la corte de corruptos y politiqueros  no le iba a ir bien. Hoy lloramos su muerte. 

Ni que decir de Orlando Sierra director del periódico La Patria de Manizales hasta ahora impune su crimen. Decimos, hasta cuándo el Estado dará respuesta a todos los hechos y magnicidios declarando culpables, pidiendo perdón, reparando las víctimas… como diría el célebre guerrero Alejandro Magno "Alea iacta est" ("La suerte está echada")... 

Qué viva el periodismo, galardonado este día por todos los poseedores moralidad, abnegación, estudio y trabajo de campo. Hoy  este Olimpo,   este edificio anónimo, en el centro de Medellín. Cargado de nostalgia rodeado de   vetustos edificios grises,  lleno de gente anónima, como zombis, recorriendo compulsivamente el enjambre ciudad, sin palabra, sin Dios, sin tiempo,  como muertos en vida.- Porque no tener la palabra, es estar muerto.

Escritor, poeta y artista plástico Gonzalo Moreno Moreno (Colombia)

No hay comentarios: