Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

lunes, 5 de noviembre de 2012

Editorial

En esta ocasión cedemos este espacio al escritor Ignacio Verbel Vergara (Colombia) por considerar de suma importancia el tema que trata.

La estelarización de la carroña

      Removiéndose en sus tumbas deben estar los grandes patriarcas del periodismo nacional, hispanoamericano  y universal. No es para menos. Ellos que escribían con estilo cuidadoso, con sintaxis rigurosa y semántica apropiada, que, aunque trataran los temas más estrambóticos y truculentos,  se cuidaban de hacerlo con una prosa fina, con vocablos que no chocaran con el buen decir, sin descuidar la descripción ágil, la puntada irónica, el epíteto adecuado o la metáfora que en vez de ocultar, develase. Sin ser moralistas ni fariseos ni  puritanos, hacían referencias puntuales a los acontecimientos que eran motivo de las noticias que redactaban, de las crónicas o los reportajes, de las columnas o de los artículos de opinión. Por ello, (aunque su quehacer tenía más que ver con el mundo real, concreto) eran asimilados como grandes literatos, como admirables usuarios de una palabra vestida de suntuosidad y vitalidad. Palabra que no embadurnaban de heces ni de purulencias y que aunque estaban destinadas a informar sobre hechos que  muchas veces eran estrafalarios o tremendos y que muy pronto quedarían olvidados, pisoteados por unos más recientes e importantes, se esmeraban porque los párrafos tuvieran ritmo, tono eufónico, elegancia discursiva.

      Joseph Pulitzer  y otros prestigiosos líderes de la prensa, sentaron las bases para un periodismo que, además de informar, ilustrara y que aunque echase mano de argumentos que explotaban la emotividad de los lectores, no cayesen en la grosería o el esperpento.

      En los siglos XX y XXI, el mundo ha visto aparecer periodistas de gran valía, entre los que mencionamos a unos cuantos como Bill Keller, del New York Times, Pedro J Ramírez, Ryszard Kapuscinsky, Robert Fisk, Carl Bernstein y Bob Woodward, Seymour Hersch, William Howard Russell y David Randall, en el plano internacional; así como figuras nacionales de la talla de Guillermo Cano, Alfredo Molano Bravo, Lucas Caballero Calderón, Juan Gossain, Clemente Manuel Zabala, Héctor Rojas Herazo y el recién desaparecido Bernardo Hoyos. Todos ellos baluartes de un periodismo diáfano, que sabe qué hacer con las palabras, que entiende que informar no es aterrorizar ni es difamar, pero tampoco ocultar ni hacerle el juego al establishment  y mucho menos convertir el dolor ajeno en motivo para la burla o para la relación de hechos surcada por el folclorismo guasón o la frase abrupta e impertinente que se disfraza de popular o de facilitadora del acto comunicativo con la gente menos ilustrada.

      Periódicos, revistas y programas periodísticos de radio o televisión que tienen en el sensacionalismo su credo, su base, la razón de su éxito y las coordenadas que le garanticen un ganancioso aterrizaje, han existido desde siempre en Colombia y el mundo. Pero, los sensacionalistas se cuidaban muy bien de no estropear el idioma, de no ensuciar sus frases u oraciones con toscas expresiones. A pesar del cortinaje hecho de sangre y  cuerpos despedazados de las fotos, cuidaban de que las expresiones fuesen decentes.

      De hecho, en Colombia, en 1965 Ciro Gómez Mejía funda uno de los periódicos más amarillistas de que se tenga noticia en la historia del periodismo nacional: El Espacio, el mismo que pasaría a ser emporio de los Ardila. Pero a su amarillismo y a su estela sensacionalista, hay que abonarle el hecho de que se preocuparon desde un comienzo por no mancillar la palabra, aunque sus páginas estuviesen atiborradas de hechos atroces, aunque rebuscasen los aconteceres más terribles para ofrecerlos al público, lo hicieron con una prosa que no hería la susceptibilidad ni las buenas costumbres idiomáticas. Podían presentar hechos aberrantes, expresiones macabras de la condición humana, pero con gallardía, con respeto. Sus cronistas y reporteros se preocupaban incluso por mantener un estilo que, sin rayar en lo clásico o lo mesurado, se mantuviera siempre en la donosura léxica.

      Pero en los últimos tiempos, acicateados quizás por la crisis de la economía y por la irrefrenable pérdida de lectores, algunos periódicos han dado en llenar sus páginas de textos escatológicos, que destilan  podredumbre y miseria idiomática a la par que son un atentado a los valores, a la ética, agreden la moral de las personas decentes, y por esa vía (quizás sin darse cuenta) apologizan el delito, narran los crímenes como si se tratase de situaciones humorísticas, presentan la noticia de forma groseramente descarnada, laceran la sensibilidad de los dolientes. Con ello, azuzan los más bajos instintos de la gente, le hacen ver como normal lo anormal, la estacionan en espacios mentales donde el delito, la trampa, los infortunios de quienes son víctimas de accidentes, de atentados o de timos de delincuentes de toda ralea, parecen sucesos repletos de comicidad y que en vez de ser lamentados, dan pie para el chascarrillo, para la broma perversa. Por ello, no es raro encontrar  titulares como : “Despachan a tiro a tendero”, “Llovió balín : cuatro muertos”, “Lo pillan recibiendo la marmaja”, “Le dieron cuatro pepazos en un partido de fútbol y lo mandaron al barrio de los acostados”, “Un valecita sería el matón del Tumix”, “El Mono pelo de candela volvió  a ser detenido por la policía”, “Con mi amante soy una fiera en la cama, pero con mi novio no”. O que encuentre una relación de hechos de la siguiente forma: “(…) fueron sorprendidos por las balas asesinas de dos sicarios, quienes llegaron hasta la terraza de su casa repartiendo balín”. O: “el hombre se opuso al atraco y el bandido le habría zampado dos puñaladas”. O: (…) el occiso, matarife de profesión, fue premiado por sus victimarios con dos tremendas cortaduras en el abdomen que lo dejaron seco y fuera de combate”. Estos, los ejemplos menos ofensivos que pude conseguir de la clase de textos que ofrecen esos periodiquillos, que deberían ser sancionados o cerrados por las autoridades, pues desdicen del criterio de ofrecer al público una información veraz, respetuosa y discreta en la manera de relacionar los hechos. No se trata de pedir censura, se trata de que quienes son informadores o comunicadores vinculados a los medios masivos de comunicación, no se conviertan en traficantes de la obscenidad, del irrespeto y de la mofa al dolor ajeno  y además, del maltrato al esplendor del idioma y de las buenas costumbres, claro está, sin caer en puritanismos ni en poses extremistas. El hecho es que hay que frenar la estelarización de la carroña.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente. Gracias.
Solidarios abrazos,

Carlos-Enrique RUIZ

Anónimo dijo...

Don Juan Carlos Céspedes, Revista LA URRAKA. Distinguido amigo y colega, vaya para usted mi doble gratitud por el envío de su Revista y por la inclusión de mi poema en la misma.
Repitiendo mi gratitud, reciba mi más cordial saludo.
Atentamente.
Nicolás del Hierro

Anónimo dijo...


Excelente la revista Juan Carlos, saludos desde la Patagonia argentina.
Ana María Manceda

Anónimo dijo...

Gracias, Juan Carlos
Salomón Primera

Anónimo dijo...


SABES? TU REVISTA ES BELLISIMA. ME GUSTARÍA SABER HACER LA MÌA ASÌ EN LA INTERNET. ME FASCINÓ TU REVISTA HERMANO
UN ABRAZO

ALEJANDRA ZARNHI

Anónimo dijo...


Gracias Juan Carlos, es un placer recibir la revista y contarme entre los poetas argentinos que te leen y visitan con su material.
Un abrazo, Laura B.Chiesa

Anónimo dijo...

Gracias, Juan Carlos, por el nuevo número de La Urraca, revista que sigo habitualmente con interés desde España.
Un abrazo.

Ricardo Serna

Anónimo dijo...

Gracias Juan Carlos por mandarla directamente:).
Saludos.
Peibol Lázaro

Anónimo dijo...

Juan Carlos Cespedes
Un saludo fratermo desde Lima Peru, para felicitar la publicacion de la Revista Urraka q llena un importante espacio en el arte, la cultura y la literatura en nuestros pueblos de habla hispana.
Te dejo un abrazo en la Poesia...!!!
Meriam Bendayan

Anónimo dijo...

Caro amico , la mia gratitudine per la tua gentilezza-
Un caro saluto !
leopoldo attolico

Anónimo dijo...


Incluida la información en la sección de noticias de la revista cultural La Náusea.

Saludos cordiales,
Marian Raméntol
Dirección La Náusea
Revista cultural La Náusea: http://www.lanausea.tk
Servicios Literarios Profesionales: http://www.lanauseaservicios.tk
Blog personal: http://www.marianramentol.blogspot.com

Anónimo dijo...

HOLA JUAN CARLOS, MIL GRACIAS POR EL ENVÍO DE LA REVISTA LA URRAKA N.31, QUE SERÁ COMPARTIDA CON OTRAS PERSONAS.

Saludos

Clara Ofelia Valencia

Anónimo dijo...

Gracias por el envío de LA URRAKA quee iré viendo poco a poco.

Isabel Díez

Melodi y su sapiencia dijo...

Hola, muy buenas tardes, ¿qué tal estás? Espero que maravillosamente bien al igual que tu interesante blog. Caí de casualidad en tu espacio y me alegro de ello, ya que he disfrutado de las entradas que he tenido tiempo de ojear y me han parecido muy entretenidas, enganchan al bloguero. Tienes una web muy recomendable y te felicito. Espero que sigas creciendo y que nunca abandones el rincón de tu mente. Seguiré visitándote siempre que tenga un tiempo libre para ver las restantes entradas y las nuevas que subas. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas un nuevo post para disfrutar de él.

Si me lo permites, me gustaría invitarte a mi blog DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA. Lo he dedicado a escribir literatura personal (relatos, cartas, reflexiones), además, podrás compartir tu blog con todos nosotros en la sección "Aquí tu web": http://insolitadimension.blogspot.com.es/

Un gran abrazo desde Málaga y gracias por compartir un trocito de ti.

Anónimo dijo...

Me gusta me gusta me gusta me usta
lo que no me gusta es que se decrimine a alguinos que queremos ingresar poesias pequeñas