Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

miércoles, 31 de octubre de 2012

Poetas de Colombia

Pescadora de luz

Desde la atalaya sembrada en el viento,
Daniela teje;
teje auroras,
brisas
y rayos mañaneros;
muy dentro de sí, marina pensamientos,
teje esperanzas, esperanzas crónicas.
Daniela ha bebido muchos licores antiguos;
teje y rumia dolores.
Levanta los ojos y mira las promesas a la distancia.
Teje una formidable red
para alcanzar su objetivo;
Daniela no se enreda entre hilos ovillados
y bebe brisas y sol apacible.
Al atardecer, los vientos la obligarán a entrar,
retirará la red;
Daniela se tragará la noche.
Retomará el tejido día a día;
luchadora, incansable;
domará la distancia,
la hostilidad del desierto.
Daniela es terrible,
con su red pescará el oasis.

Poeta y actriz María Antonia Guerra Vergara (Colombia)
........................................................................................
Atrapada


A través de mi ventana alcanzo ver el cielo encapotado de nubes grises
Dándome la tranquilidad que la noche no pudo darme

No dormí
Con mis ojos abiertos pensé en tus ojos
Con mis ojos abiertos toque tu pelo
Negro azabache, rizos largos
Sueltos, alegres, buscando vida

Veinte años
Quede atrapada en el silencio
Cómplice de mis deseos
Sedienta de recuerdos

Al sentir en mi cara la brisa fresca
Quise saciarme de juventud perdida
Mas me di cuenta que de atrás hacia delante
La vida no corre y además atrapa
Cada día y cada noche vivida

Poeta Mery Larrinua (Colombia)
.......................................................................................
Noche de bodas

Vértigo irremediable coronado en deseo,
susurra el lisonjero abismo versos ligeros,
despierta la sangre, ebulle en sus adentros,
ya ansía la virgen yacer en su pecho.

No hacen falta ritos para consagrar su anhelo,
absorbe el perfume de los jazmines en velo,
se embriaga con vino del cáliz eterno.

Incesante abraza el frío su níveo cuerpo,
un manto de seda ondea sus castos senos,
su cintura se pierde en inmensos dedos,
penetran tenazas su vientre terso.

Ya la muerte aquilatada besa sus labios de fuego,
ya duerme la novia el más dulce de los sueños.

Poeta Jannet Weeber (Colombia)

No hay comentarios: