Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

viernes, 18 de febrero de 2011

Poesía que nos acerca en La Urraka

QUÉ DE FULGOR TIENE EL AIRE JUAN GELMAN

Si los pueblos están solos
Oscuros y solos
Y reciben infinitos besos de soledad
Me lo dijiste una noche estival en Concepción de Chile
La madrugada del 2 de enero de 2004 (ese año de Dios)
Tenía calor- vestía short y una blusa vieja-lo recuerdo bien
Me sentía poderosa con tu libro de antología
En mi humilde barrio de Lorenzo Arenas
Donde el único fulgor
Es un aire contaminado de trenes y buses henchidos
Estropeados por el paso del tiempo
Agotados de llevar gente por cien pesos
En mi pobre barrio de Lorenzo Arenas
La arena y el viento
Tacha los rostros de mis vecinos: los viejos y niños
(Es que los jóvenes se marchan buscando nuevos destinos)
Te hablaré hoy de la población
Herida a pedazos por la modernidad
(Por no decir olvidada-o -arrinconada)
Afligida por el alza del pan y los tomates
Infinitos besos de soledad atiborran los vientres
Palpan los ojos un horizonte lejano
Como las cuatro ruedas de un Volvo o un Porsche
En el patio de arena y uso común
Qué de fulgor tiene el aire Juan Gelman
Si tu libro es
La única riqueza que conservo
El único consuelo
En tanto
Miro a unos perros escarbar la basura
En el fulgor de la esquina
-nada ha cambiado desde entonces-
Desde entonces nada

Escritora y poeta Ingrid odgers toloza (Chile)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ingrid me gustó leerte, "escucharte" con esas palabras intimistas , de alguien que habla consigo misma, que piensa, que razona, que se interroga. Muy bueno.

Lily Chavez

ingrid odgers dijo...

Gracias Lily y gracias a Juan Carlos por subir uno de mis poemas, un gran abrazo y gracias por esta agradable sorpresa. besitos, ingrid
iotpoeta55@hotmail.com

ingrid odgers dijo...

Gracias Lily y gracias a Juan Carlos por subir uno de mis poemas.
Gracias por la agradable sorpresa. Abrazos, cariños. Besitos, ingrid