Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

jueves, 19 de febrero de 2015

La poesía que cruza fronteras


I

A esta pálida y
ya  vieja poesía,
Fue por mi infancia
Lejana y perdida,
que la  vi  entre hojas
y tallos escondida,

¿Quién le diría que
en mi huerto
no anidaba ni el
más espino de
los pájaros ?

Llamaba a mi pequeña
puerta desde lejos,
Desde el arroyo,
Desde el maíz,
y desde la alondra
que amaba al viejo
sauce ensimismado.
                 
Alguien le contó que
sólo de otoños
y muros se cubrían
mis macilentas
primaveras...

Pero así,
un  viernes santo
se acercó a mí,
callada,  triste,
 en Sigiloso paso
de sus pies pequeños
y descalzos.

La recibí  a solas
sobre mi silencio.
de niño,
Y por muchos años
la oculté bajo mis
risas y mis penas,.....
Ahí, donde nadie,
nadie,
Ni siquiera  mi madre
la podía ver…                                                                                                                                                                                      

IV

Te recuerdo hermano...
Tácito y   elemental,
eras olas germinando en trigal
bendito... Espigas y fe mineral,

Había una canción hermano, que siempre
queríamos cantar...

¡ Felicidad, felicidad, yo la perdí un año atrás ...

Las épocas te contaban hasta uno,
Los domingos  hasta tres,
No existían  las horas usureras, y
los senderos se acostaban al revés,

La espina entristecía, las moras
te prometían ,
Y el viento se escondía a tus pies.

Había una canción hermano, que siempre
queríamos cantar...

¡Al partir… un beso y una flor!...

Preguntamos por todos lados
del camino por el papá
y la mamá...
andábamos lejos  por tu trigal,
y reposábamos juntos sobre
tu cantar,
pero aquel día de tanto  preguntado
y tanto buscando,
Hermano… jamás los pudimos
encontrar...

Había una pena hermano, que nunca nunca
quisimos llorar...        

                         
XII

En lo recóndito  de
esta cama   fría ,
aún está postrado mi
adiós,  ante lo
profundo de tu
cuerpo  horizontal.
.
Tus ahogos  ya no me
Invocan,
Y tus  plácidas  gotas,
no  me rejuvenecen
más.

Adiós a las calientes
playas de tu cuerpo
y a tus pechos
 con alas inmemoriales...
A tus dunas prominentes
ya les dije Adiós.....

Me marcharé con las
horas mas buenas,
y  yaceré también
junto a tus otras
noches,  impúdicas
y  ajenas.

Ya  mañana,  no seré más
tu  lujuriosa  cosa   dura,
tal vez sólo  un solitario
y recóndito lunar,
Inmóvil  centinela de tus
grutas.


V

Anduve buscando
en la génesis de Juan
y en la revelación de
los cantares más fariseos
de los jueces.

Vengo de buscar  por toda
la humanidad...
Por todo lo claro y
penoso de los caminos,
fangosos.

Por lo ancho, por lo
oscuro,
Por las aguas, por las
piedras,
Por la erosión del tiempo,
En la siembra,
y en las tundras del carbono
más austral.

En todos los puntos
hacia  la recta,
En el estado sólido
hasta la molécula,

Busqué en el tejido,
por la sangre,
En el hueso y
en la sinapsis,

En el minutero
y en la vibración del
Cuarzo,
En el polo positivo
y en el meridiano,
En el mar oscurecido
y el océano usurero.

Vengo de buscar por la
tierra,
 por la gravedad,
rebelde,
También por el ozono
y su apocalíptico caballo
 Hidrógeno.
Por toda la órbita
del penúltimo día,
En la rotación
 de los
planetas autistas.

Por toda la masa
cósmica que aún se
 expande en negro
y
se precia de celeste,

Y bajo el cuadrado
de la distancia
que a cada
uno de ellos desprecia...

¡Vengo de buscar y estoy
 agotado!

juntos el día y la noche
se me han  hecho
 una tarde,
Y mañana, aquí se
quedaron
como se quedarán ayer
 y se fueron pasado
 mañana.

¡Atención!

¡Todos a cruzar  esta era
cuaternaria ¡
¡ Nebulosas extintas!

 Se los digo en
la cara conocida
de la luna.

¡ Cojan su naturaleza
y  quédense  con todo ¡

 Desde una galaxia lejana
podré  ver  otra  vez   la
súper  nova en  lluvia de
Luceros.

 Y todas las especies celestiales
llegaremos  sedientas,
Como otros peregrinos
 del origen,
Quizás venga un Dios eterno,
y nos dé para beber,
 Gotitas
de  universo nuevo…              

Escritor y poeta Waldo Alfonso León Cabanillas (Perú)                                                                   

No hay comentarios: