Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

sábado, 17 de mayo de 2014

Yolaida Padilla nos visita por primera vez


Insomnio

Sigue el tiempo su marcha inexorable
y con él tú viajas en mansas olas
que se elevan y bajan untadas de sol
que se duermen al teñirse con la noche
pero al rato...
el insomnio las hace otra vez visible
... del alma vigilante te adueñas
untando la almohada de voces y risas
mientras el desespero y el llanto afloran
en medio del silencio...
ese silencio cruel que pesa
marcando ojeras y desaliento
elevando en el filo de su espada
tu nombre sin eco...
tu figura imperceptible ¡pero voraz!
regocijada al plantar
su implacable sello
de indiferencia y olvido.
Insomnio cruel... ¡déjame vivir!
quiero darle a mi vida sentido.
................................................................
Calendario sin tiempo

Calendario, estás ahí
pegado en cualquier pared...
donde pongo la ropa
las cremas humectantes
señalando con un círculo
alguna cita importante

En cualquier tienda de barrio
con alguna publicidad
Te veo sin mirarte...
tu contenido siempre...
el mismo ¡doce meses!
con cuatro o cinco semanas
pero... ¡ya no me importa!

Enero es igual a junio o julio
febrero es igual a agosto o septiembre
ya diciembre perdió sus brisas
cuando para mí era
una fiesta siempre
abril quedaría por lo que veo
sin los tintes del folclor y sin sonrisas

Calendario ¡ya está bueno!
ponte de mi lado... amistate conmigo
porque de lo contrario...
para mí ¡te quedarás sin tiempo!
¿Se acabó este año?
¿Se acerca otro?
¿igual... diferente?
Bueno, sigue pasando
que lo que venga...
Después que haya vida y salud
lo acepto.
.......................................................................
Niñez

A Sissi

Espacio inmenso que el alma esconde
donde todos se fueron… donde todo se fue
quedando sólo recuerdos de aquel pasado feliz
entre abrazos y regaños de quienes mis padres fueron
Calles llenas de inocencia ausentadas de concreto
Pies ligeros y descalzos que adornaban  los juegos
vestidos desabotonados color de suelo
cabellos desgreñados donde posaba la brisa
amaneceres  de ensueños con aroma de café
a la espera del pan tierno con mi querida hermanita
Espacio inmenso que el alma esconde
Donde todos se fueron… donde todo se fue…
a mis viejos,  los llamó Dios  para el cielo
la dulce profe del colegio,  en su casa con los nietos
un día para superarse, se marchó mi hermana  del pueblo
Linda  niñez  de silvestres y moradas campanitas
de  alegrías, enfados, juegos, llantos y risas.

Poeta Yolaida Padilla Vásquez, Sandiego, Cesar, Colombia.

1 comentario:

Sermendo dijo...

Muy hermoso. Sobre todo por los detalles, pues la poesía se alimenta de ellos y de las cosas pequeñas. Como el insomnio, un calendario o los recuerdos de la niñez.

Saludos