Bienvenidos: Revista La Urraka Internacional
Edición N° 33


Portada:
Mujeres trabajando
Autor: Yemba Bissyende
Técnica: Batik
Medidas: 40 cm x 1m 30 cm

Seguidores

lunes, 7 de noviembre de 2011

La Historia de Cuextecatl

CUEXTECATL, REY DE CUEXTLAN
PLAZA CENTRAL DE PIEDRA LABRADA, CERRO AZUL

El hallazgo de esta pieza arqueológica sucedió en la comunidad de Piedra Labrada, la mañana del día 8 de abril de 1985 por los campesinos Manuel del Ángel Gaspar y Taurino Martínez Gaspar, que se encontraban haciendo labor de escarda en el cerro de las Cúes propiedad del Sr. Martín Reyes, donde atoraron el azadón en una piedra grande y al tratar de hacerla a un lado, descubrieron que era un monolito boca arriba, avisaron a las autoridades y se unieron todos para llevarlo a la comunidad, aunque no era época de lluvias, empezó a llover, azotando las lluvias todo el año, que la gente empezó a decir que era “Tlaloc” (que significa, tierra húmeda, o lodo, aunque algunos dicen que es el Dios de la lluvia)
Cuextecatl cuenta con las siguientes características, mide 2 metros, 27 centímetros de altura, con un ancho de 73 centímetros. Viste un faldin o maxtle, sobre el cual, adelante y atrás cae un paño. Lleva un gorro cónico propio de los reyes huastecos, con un arreglo como de manta plegado sobre la nuca y en la parte trasera de éste un complicado moño que aparenta ser de palma amarrada, el arreglo del pelo que se desprende en cinco mechones sobre la espalda. Este arreglo, que puede no corresponder al pelo, porque está separado en tres secciones horizontales por lo que parecen ser hilos de algodón, sobre la última sección se talló la cara de un mono de perfil. El mechón central está entretejido de arriba hacia abajo, con un cordón poco más grueso, también tiene orejeras circulares de las que pende un arreglo de tres plumas, mientras que por la parte trasera de las orejeras caen unos adornos en forma de gancho, conocidos como epcollolli, típico de la plástica huasteca, está de pie y por la posición del brazo derecho y la forma que tiene la mano de ese lado, puede asegurarse que se trata de un portaestandarte o también, de que allí llevaba un cetro o algún báculo que lo distinguía como personaje de la nobleza o rey de Cuextlán, a pesar que tiene una antigüedad de 900 años de haberse tallado o esculpido, se conserva en buen estado, aunque desgraciadamente le falta la mano izquierda.
Cuextecatl volvió a la vida

CUEXTECATL (1036-1116)

En esta zona de Tepetzintla se encontraba la ciudad más grande y organizada de todo Huastecapan con unos cincuenta mil habitantes, que fue gobernada por el rey huasteco “Almehen Muy” (conejo noble), aliado del sacerdote Tolteca, “Huemác” (manos grandes, hueye-grande imac-mano) 1048 quien sustituye de manera interina desde 1039 a Xiutlaltzin (venerable tierra de turquesas) viuda del rey O-Mitl (el huesudo) quien murió en 1035.
En aquellos tiempos, existió una pareja muy joven formada por “Ketun” (piedra preciosa) y ”Bilim nacon hobon” (gran sacerdote sabio) que engendraron a un niño al que pusieron por nombre “Albin hobon” (niño sabio) y que educaron con mucho ahínco, hasta la edad de 12 años, que según la leyenda desapareció misteriosamente del lugar, quizás estuvo preparándose en algún “Calmécac” (escuela donde se preparaban los nobles para oficios sacerdotales), después de 20 años regresó mostrando gran sabiduría y preparación, tanto que dominaba a la perfección cuatro lenguas diferentes, enseñando a su pueblo la lengua náhuatl siendo esta muy fácil de aprender, que se uso y sigue usándose como lengua franca para la comunicación en los pueblos indígenas, Albin hobon o Cuextecatl a la muerte de Muy-Almehen, se convirtió en rey a tan corta edad, del imperio al que le llamaron Cuextlán, convirtiéndose, Cuextecatl en rey, señor y caudillo de las huastecas, “Cuextecatl” (por su sabiduría ya que dominaba 4 lenguas diferentes, le llamaron abuelo o anciano de los huastecanos), que por su capacidad ideológica, estratega, inteligencia y gran valor, logró establecer alianzas con los “Nahoas” (gente superior o gente que manda), “Otomíes” (Othón significa no poseer nada y mí, cazadores que caminan cargando flechas) y los “Chichimecas” (raza o linaje de perros), para defenderse de los ejércitos invasores,


Escritor José Reyes Nolasco (Mexico)

No hay comentarios: